Con los próximos estudios de estos órganos, se podrá conocer más sobre ellos, fabricar réplicas con bioimpresoras 3D y mejorar la vida a personas que necesiten donación.